jueves, mayo 02, 2013

El mundo cada vez fue eruptando con más fuerza lo que no le servía. Eruptó por ejemplo a los grandes reptiles, a los mostruos antedeluvianos, hombres con cara de pez, a las niñas de cabello feo, incluso a los enamorados de las playas nudistas.