lunes, marzo 24, 2008

Pues con la novedad de que hasta hoy no he podido sacar mi Flickr PRO, y que por lo tanto no puedo subir ya más fotos... :(

Pero mientras consigo una tarjeta de crédito…para extender el espacio, aquí dejo un adelanto de las fotos que recién he tomado :)

1. Dzibilchaltún, la Pirámide de las Siete Muñecas
2. Comunidad Maya
3. Uxmal, la Pirámide del Adivino
4. Frente a Kukulcán
5. Equinoccio, antes del Agua



























Kakiriche

Había una princesa gorda y de cabello largo que vivía en una cueva inundada de azul. Junto a ella vivía un manatí de piedra, que incrustados en su piel, tenía todos los juguetes perdidos de los niños del mundo. También ahí vivía un duende azul, de barbilla puntiaguda y ojos grandes; que tenía el cabello lacio y que todos los días intentaba seducir a la princesa.

Un día, mientras la princesa estaba sentada en una estalagmita de agua, pasó volando el duende y entre las olas le volvió a decir que la amaba, pero ella esta vez no sólo se rió como todos los días, sino que se le quedó viendo durante un largo tiempo.

domingo, marzo 23, 2008

Lluvia

El amanecer del día en que regresábamos a la Ciudad de México era dorado, el sol naciente al lado izquierdo me hacía recordar los maravillosos instantes que habíamos vivido durante la semana entera, los pueblos indígenas, las fotos, las pirámides, el calor insoportable que aun así me dejaba tomar tu mano, verte el cuello.

Ya para ese día nuestros cuerpos estaban cansados de la vigilia siempre deseada, del sudor, de las maletas, pero una satisfacción entera nos inundaba. - Lo habíamos logrado, ocho días, dos estados, pizzas, cerveza incesante, varios autobuses, el avión de regreso... y dos volcanes nevados que limpios recordaré para siempre.

Pero ahora, ahora es tan difícil llegar a una estación y saber que no estarás ahí...

miércoles, marzo 12, 2008

Where The Wild Roses Grow

What is actually a red beautiful rose?

domingo, marzo 09, 2008

Rojo
Es un cubo de paredes brillantes, así se ve desde acá adentro, y cada pared es un lienzo virgen que está esperando la exfoliación de las ideas. A veces la intensidad de la luz crece, entonces te sientes chiquito, otras disminuye y te sientes tan bien que comienzas a pintarle formas irreconocibles, entonces te haces grande; lo cierto es que unas veces pintas solo, y otras con una mujer que te acompaña, o con un hombre, o luego hay un grupo de gente queriendo pintar en grupo, pero que se llenan de censura entre el aire contenido y miradas nerviosas.

Algunas veces – cuando pasa eso - a un demiurgo maldito le da por apagar los focos y dejar al cubo muerto de luz, tan muerto que el grupo se desinhibe y se alucina; comienza entonces una serie de jadeos y quejidos que a cualquiera altera.

Una vez, platicando con Leticia, me confesó que le gustan las paredes brillantes del cubo, que no le molesta el grupo de gente, ni mucho menos que la vean, pero dijo también que le gustaría que hubiera un hombre, y que le gustaría pintar con él algunos paisajes obscenos.

jueves, marzo 06, 2008

COMÚN ACUERDO

Recuerda que en la historia debe haber dos niñas frente al espejo, de cabellos negros, dedos delgados y caras inclinadas, están así porque entre juego y juego van decidiendo quién de las dos se iría a quedar con él. Luego pasará el tiempo, y mientras se terminan de desenredar los hilos negros llegarán a un común acuerdo.

Y sucede que luego, después de unos veintisiete años, Álvaro me presentará a Alicia, su mujer, Alicia…

Entonces lo recordaré todo,
lo de aquel día,
lo de nuestro espejo,
lo del común acuerdo.

Y quizá será triste pensar que no gané el juego, pero nada me evitará ver de nuevo nuestra sonrisa.