domingo, septiembre 20, 2009

TIDELAND,2005

Basada en la novela de Match Mullin, Terry Gilliam nos presenta un viaje sin limites por la más triste de las pesadillas que he visto en el cine; la historia que Jeliza-Rose, una niña de ocho años e hija de un par de junkyes, protagoniza en algún lugar de Texas.

Todo comienza el día en que Grunhilda, la madre de la niña, muere por sobredosis, entonces se mudarán Jeliza-Rose y su padre a la desvencijada mansión de la abuela muerta; un escenario situado al sur de estados unidos, lleno de extensos pastizales, escombros de un viejo tren y escasos vecinos que participarán de aquella mágica estancia llena de taxidermia, conejos, muñecas
barby sin cuerpo, amigos imaginarios, submarinos, disfraces, brujas o piratas; y aromas que impregnarán la pantalla del espectador, hasta lograr que llegue a dos cosas: a amar esta película o bien, a desear no terminar de verla.

Tideland es sin duda una cinta que nos recordará la facultad infantil de sobrevenir a las circunstancias más perturbadoras y trágicas; una película por momentos macabra, que nos obligará a mirar con los ojos de una niña.

viernes, septiembre 18, 2009























eigentlich wieder zurück....?