martes, noviembre 28, 2006

Ich vermisse Dich...

martes, noviembre 21, 2006


No sé si ha pasado un año o un par de semanas.

Todo sucedió desde el día en que me desnudé por partes para meterme a bañar, era de madrugada y la luna iluminaba como nunca, entonces me agaché para desatar las trenzas de mi cabellera, es que ... ¡habrá que ver aquel cabello! desde que te fuiste me ha crecido tanto… Fue entonces cuando algo me saltó a la garganta, y se atoró tanto que me tuve que meter los dedos con tal de que aquello saliera de mi boca, sentía que me ahogaba pero eso no importaba estaba realmente desesperada.

Así, con la ayuda de mi mano entera, pronto escupí algunos residuos del platillo de la noche anterior, berenjenas en almíbar, escupí también varios ostiones verduzcos y por fin, después de un gran esfuerzo toráxico, escupí un par de patitas peludas; me sentí mucho mejor aunque con un ligero dolor de costillas, el provocado por el gran brío al parir gargajos.
Ciertamente para ese momento todavía no lograba despertarme del todo, caía el agua por mi cuerpo blanco y los pies juguetones comenzaban a danzar, cuando de repente comenzaron a salir una especie de ramas por mi boca, nacían a la velocidad de las lombrices que merodean entre la tierra del jardín. Yo por supuesto trataba de jalarlas, quería acelerar su tránsito de mi boca hacia la coladera, por eso jalé y jalé las ramas, y lo hice hasta que éstas se confundieron con mi negro cabello, sólo entonces me di cuenta que tú ya no estabas, lloré un poco.

Aquella mañana entre el espasmo y las gotas de agua, también me di cuenta de algo, desde que te fuiste me ha sido imposible arrancarme el hambre. Y recordé por ejemplo aquel día en que me comí tres bolsas de palomitas de microondas, un pavo asado, diez nopales asados, un kilo de cacahuates enchilados, dos chiles güeros, y dieciocho limonadas con cerveza, sin embargo, después de toda esa hecatombe continuaba con aquella absurda e inconcebible hambre.

Salí del baño, y me senté en la hamaca de colores, ahí estuve tratando de secarme el cabello durante casi dos horas y estaba tan absorta en la tarea que no me di cuenta que pasó volando una palomilla frente a mis ojos. Pasó una y otra vez hasta que por fin desperté de verdad, entonces tome conciencia de que cada vez había más fauna en mi casa.

Voltee a mi alrededor, había cientos de palomillas cafés-negro, de las que vuelan tan lento que hasta lástima da perseguirlas y matarlas, y no por la culpa que provoca, sino por el escaso divertimento que causa el crimen; también había caracoles desfilando con la llegada del amanecer y moscas gordas que aleteaban en reconocimiento al nuevo día; despacio se me ocurrió mirar bajo la hamaca, y ahí estaba, un impresionante hormiguero que hervía de patas rojas y ojuelos temblorosos.

Me levanté con cuidado de la hamaca, no quería que algún bicho resultara muerto por mis pies descalzos, o peor aun, que un río de hormigas se trepara en mi cabello.

Así con cuidado, llegué a mi recámara, puse música surf para bailar un rato mientras amaneciera y como siempre comencé a danzar, daba vueltas sobre mi propio eje, caminaba en el techo, tomaba posiciones ridículas, imaginaba algunos autorretratos al compás de la música, rezaba canciones incomprensibles, entonces algo llamó mi atención.
Al lado derecho del espejo, una boquilla curiosa, blancuzca, señalaba hacia mi, como queriéndome besar, era un gusano, tan gordo y blanco como el grano de arroz, mis labios se encendieron de carmín mientras lo miraba fijamente, entonces la música desapareció, lo tomé entre mis dedos y me lo comí, sabía a agua de horchata, pero no de la natural, sino de esa que preparan con jarabe. En ese momento mi hambre disminuyó.
Hasta hoy nadie se ha dado cuenta pero desde aquel día me he resuelto a recolectar alimentos exóticos, gusanos y polillas voladoras - digo, ya que hay tantas en casa. Por cierto que a veces veces no es fácil encontrar suculentos gusanos blancos, entonces me desespero y me da por experimentar con hormigas rojas, con cochinillas, o cucarachas de papel, es que en la oficina donde trabajo hay muchas; también son buenos los caracoles o los peces de plata - unos gusanitos que corren tan rápido y que se divierten comiendo cartón - también recolecto juanitas - de esas que viven en los libros viejos de mi madre.

Comer insectos es quizá un arte bastante ingrato, son contados los que saben de mi vicio y vaya que me he generado mala fama. Sé que induzco la repulsión de quienes se enteran de mi nueva costumbre, sin embargo, insisto en que todo es cuestión de verlo de otra forma, entonces se tornará de vicio mezquino a costumbre cosmopolita.

Pensemos por ejemplo en Tailandia donde comen grillos y langosta, o en Indonesia, donde las cucarachas forman parte de la canasta básica, o en Australia donde los capullos son exquisito manjar; pensemos en Colombia, donde en vez de palomitas comen hormigas tostadas en la sala cinematográfica; vayamos ahora al continente africano, donde orugas y larvas, proporcionan proteínas a los habitantes; o nos quedaos aquí en México donde podemos encontrar alimentos dignos de la nobleza: chinches, pulgones, libélulas, gusanos de maguey, escarabajos, hormigas, abejas, chapulines, jumiles...

Ahora me siento en la hamaca de colores donde me fotografiaste, tengo un gusanillo danzando en mi mano, dejo que lo haga antes de ponerlo en mis labios, mientras tanto me pregunto cuándo te veré de vuelta.

jueves, noviembre 16, 2006

- Iba caminando sobre Av. Reforma cuando veo a un señor con guaraches, bolsa de estambre, chamarrita, todo viejito y sonriente (como el señor que fotografiaste, como “El Sonrisitas”).

Entonces observé que en su morral viejo traía varios fólders beige bien limpios y acomodados. Y que se acerca a mi, sonriendo y me enseña un papel -Disculpe señorita, es aquí la dirección…
En el papel blanco, sin arruga alguna, decía - Av Reforma no. 116. Casi me muero de alegría, quién sabe desde dónde vendría el hombre, llega a México buscando una dirección y me toca justamente a mí decir - sí, aquí es, mientras señalo el edificio de un costado.

Rafaella, iba caminando con ella, casi se muere de la compasión y puedo decir que incluso sus ojos se quebraron al decir - !Ay pobre gente que viene de tan lejos para conseguir algo en la ciudad! Sin embargo yo me sentí feliz, lo había logrado y había sido testigo de cómo alcanzaba su meta, aunque fuera tan sólo una parte de ésta…

Entró a ese edificio de gobierno, la dirección que venía buscando, y un par de policías se acercaron a él para ver qué quería, luego se acercó un tipo con un radio, que uso para decir que todo bajo control, después, el señor de la sonrisa que esta mañana me impactó, mostró el papel con la dirección escrita, lo hizo a manera de –Aquí está mi pase de abordar...
Para entonces, tanto los guaraches como el morral de estambre le sentaban muy bien, los portaba con verdadera maestría.

- Luego sí los dejan pasar, comentó alguien mientras yo recibía una hoja con información sobre Dante Delgado, “Represor de Campesinos”; mientras todavía se alcanzaba a escuchar la multitud semidesnuda diciendo - ¡Reeeespuesta….! ¡Reeeespuesta…!

viernes, noviembre 10, 2006

Ich und die verschiedene Geschischte
Yo y la historia diferente

Yo y la tierra de abajo
Me and the semantary
Ich über der beweglichen Erde, der ewigen ist.
Ich nun auf die neue Strasse…
la nueva tierra
But always ich?
Wo sind die others?
¿Dónde está todo?
Where is meine Mutter..!
Mein Vatter.
Wo are you… mein Brother?
Where die friends of mine?
Wo die shadows…
que cantan hasta que acaba la noche.

Las horas pasan...

!Das kommt ein Rainbow!
Full of snow
Full of love
Full of white cold air…
Grün
Rotte
Yellow
Dunkelviolett
¡Azul!
Every storys kam down with this storm
Ich, die veschiedene Geschischte…
But...
Hier comes der Regenbogen...
Full of snow
Full of love
Full of white air…



miércoles, noviembre 08, 2006


Siete de la noche… una tétrica oficina… la botella de agua purificada, la pluma que ya no pinta…el elevador, el aire acondicionado que ya apagaron
...los penúltimos días en este absurdo lugar…

STILL BURNING (by Rowland S. Howard)

Take the wheel. of the world.and drive… drive… drive… drive… drive…Quick as a gun.
Blind like a ghost.
I catch most things in my blood you all lose between rooms.One last gasp before i go, your crystal skin laced with rust.Laced with rust… laced with rust…Take the wheel of the world and drive…One blood lust glance of the milky way.Two shots one in a million, short circuitsa billion light years away.Down here it rains blood and milk for monthsthe zulus are getting too strong to play with no more,no more, no more…Take the wheel of the world and drive.A bucket full of stars too hot to handle alone.Burning a hole, smoldering footsteps that lead to a heart,mine yours, who cares it still burns still born, i’m still burningburning down….Take the wheel of the world and drive.


Uhhhhhhhh… a ver cuándo aprendo a postear rolas…
Por cierto hoy sucedió algo bueno, me gané una vajilla de porcelana (20 piezas)!! jajaj ya sólo me faltan los cubiertos, la mesa, la casa...

viernes, noviembre 03, 2006

A veces falta el fuego que quema, que hiere, que fastidia los dedos haciéndolos transcribir sueños prohibidos, cataclismos, ruinas, inercias aéreas;
pero éste no se aparece.

Frente frío No. 14 sobre la Península de Yucatán y Sureste del país.
Onda tropical No. 46 sobre la zona Oriente de Chiapas…

Yo estoy aquí y todo lo que quiero es vestir la cama de blanco y ponerme a reseñar un sueño.

miércoles, noviembre 01, 2006

Walpurgisnacht
Von Johann Wolfgang Von Goethe


Hexen im Chor:
Die Hexen zu dem Brocken ziehn, die Stoppel ist gelb, die Saat ist grün. Dort sammelt sich der große Hauf, Herr Urian sitzt obenauf. So geht es über Stein und Stock, es für die Hexe, ist der Bock...

Mephistopheles:
Das drängt und stößt, das rutscht und klappert! Das zischt und quirlt, das zieht und plappert! Das leuchtet, sprüht und stinkt und brennt! Ein wahres Hexenelement! Nur fest an mir! Sonst sind wir gleich getrennt... Hier Doktor Faust, fasse mich! Und nun, in einem Satz, laß uns aus dem Gedräng entweichen; es ist zu toll, sogar für meinesgleichen ...
Da sieh nur, welche bunten Flammen!
Es ist ein muntrer
Klub beisammen...

Faust:
Doch droben möchte ich lieber sein! Schon seh ich Glut und Wirbelrauch. Dort strömt die Menge zu dem Bösen; da muß sich manches Rätsel lösen ...

Mephistopheles: Wenn ich euch auf dem Blocksberg finde, das find ich gut, denn da gehört ihr hin.

http://www.harz-orte.de/wolfshagen/walpurgisnacht.html

Entsculdigung! Ich liebe deutsch! Sogar wie es sieht!

… a propósito de aquelarres improvisados
mezclados con flor de cempasúchil…

Quise subir, para estos días , el Walpurguisfesten, en voz e instrumentación de Einstuerzende Neubauten, sin embargo nunca le agarré la onda al Castpost.

Luego comencé a vagar entre mis recursos tecnológicos, y mi deseo de postear respecto a brujas, hechicería y aquelarres cuando de repente se me apareció Mephistofeles y me sedujo con el olor a comida que vuela, libros viejos, polilla, a vino en tabernas medievales … y ahí estaba también Goethe, quien en “Fausto” hace una espléndida dramatización de la noche de las brujas, la fiesta de las Walpurguis, una acepción de la fiesta germano-céltica que festejaba la llegada de la primavera en la Alemania septentrional.

Dejo aquí algunos versos escalonados de “Fausto” uno de mis libros favoritos.


El Fausto de Rembrandt

Fausto:

Zwei Seelen wohnen, ach! In meiner Brust, die eine will sich von der andern trennen; die eine hält, in derber Liebeslust, sich an die Welt mit klammernden Organen; die andre hebt gewaltsam sich vom Dust zu den Gefilden hoher Ahnen.

Dos almas, ay, viven en mi pecho. Una quiere separarse de la otra. Una, con recio amor a la vida, se aferra al mundo sirviéndose de sus miembros prensiles; la otra se eleva con fuerza desde el polvo y va hacia los campos de los nobles antepasados.

Mefistófeles:

Ich bin der Geist, der stets verneint!Und das mit Recht; denn alles, was entsteht, ist wert, daß es zugrunde geht; drum besser wär's, daß nichts entstünde. So ist denn alles, was ihr Sünde, Zerstörung, kurz, das Böse nennt, mein eigentliches Element.

Yo soy el espíritu que siempre niega. Y lo hago con pleno de­recho, pues todo lo que nace merece ser aniquilado, mejor sería entonces que no naciera. Por ello, mi auténtica natu­raleza es eso que llamas pecado y destrucción, en una palabra, el Mal.

Fausto:


Im Windesweben war meine Frage nur Träumerei. Nur Lächeln war was du gegeben. Aus nasser Nacht ein Glanz entfacht - Nun drängt der Mai, nun muß ich gar um dein Aug' und Haar alle Tage in Sehnen leben.


En el vaivén del viento mi pregunta sólo era un sueño oscuro. Sólo una sonrisa fue lo que me has dado. Un esplendor atizado en la noche húmeda. Ahora se acerca el mayo, ahora nada más me queda que vivir en la añoranza de tu ojo y cabello.